Nigeria: la cristianofobia mortal

Resumen del artículo publicado por Alexandre del Valle


El estado más poblado de África (160 millones de habitantes) está dividido entre un norte mayoritariamente musulmán y un sur Cristiano (proporción de un 50/50). Nigeria, es también el mayor productor de petróleo del África negra. El hecho de que se haya convertido en un lugar de alto riesgo de la cristianofobia y una nueva tierra de expansión para Al-Qaeda, es algo inquietante.




Este país ha saltado a los medios de comunicación tras el atentado suicida perpetrado por la secta islámico-terrorista Boko Haram contra iglesias cristianas y edificios estatales, el 25 de diciembre de 2011. El balance de ataques anti-cristianos en Navidad (y los enfrentamientos consecutivos con las fuerzas del orden) dejaron 100 muertos y más de 10.000 desplazados (del norte al este), en su gran mayoría cristianos.


Norte musulmán contra sur cristiano


La víspera de los atentados de Navidad, el 22 y 23 de diciembre de 2011, los ataques anti-cristianos perpetrados en el noreste (Damaturu y Postikum, estado de Yobe, y Maiduguri, capital del estado vecino de Borno) se saldaron con una centena de muertos. Sin embargo, fueron silenciados por la prensa occidental hasta que tuvieron lugar los atentados “más mediáticos” el día de Navidad que hicieron despertar las conciencias. La sangrienta Navidad de 2011 no es, por desgracia, la primera. La tarde del 24 de diciembre de 2010 ataques terroristas e incendios criminales acabaron con la vida de decenas de cristianos; el 4 de noviembre de 2011, el barrio cristiano de Damaturu fue asaltado por los jihadistas de Boko Haram. 130 muertos cristianos, diez Iglesias destruidas, un centenar de desaparecidos.


Para volver a la situación presente, podemos dibujar en Nigeria un escenario “a la sudanesa”: un norte mayormente musulmán desea someter o eliminar a un sur mayoritariamente cristiano, con el riesgo, incluso, de partir el país en dos.


El espectro de un Al-Qaeda panafricano y anticristiano de Mali a Somalia


La secta islamista Boko Haram, fundada en 2002, está en el origen de innumerables ataques anticristianos. Su propio nombre significa “la educación occidental es un pecado” en lengua haoussa y es toda una declaración. El movimiento terrorista exige la aplicación total de la sharia, la “supresión” de la democracia y de la constitución.


Hoy, la secta moviliza nuevos reclutas liderando el odio anticristiano, ligándose, de esta manera, a la nueva estrategia de Al-Qaeda que busca unir los lazos musulmanes en la lucha contra los cristianos demonizados, convertidos, con los “sionistas”, en sus blancos preferidos.


Las víctimas igualadas a los verdugos…


De cara a los atentados anticristianos perpetrados en Nigeria el mismo día de Navidad, se alza un punto de reflexión. La prensa francesa y occidental denuncia el “terrorismo” en Nigeria (declaración de Catherine Ashton, la Alta Comisionada PESC de la Unión Europa) y rechaza los “enfrentamientos entre comunidades musulmanas y cristianas”, como si cada uno jugara el mismo papel y las mismas responsabilidades. Esto se trata de una verdadera desinformación y de una inversión de responsabilidades. En Nigeria, como en Irak, o Pakistan, después de decenios, los cristianos son las víctimas y no el alter ego de los atacantes islámicos. No son solo perseguidos por los “terroristas” no identificados, sino por islamistas y, a menudo, por los gobiernos musulmanes locales (estados federados) perfectamente identificables, que les imponen multas discriminatorias fundadas en la Sharia.


La « solución final » de los cristianos de Nigeria y del mundo islámico: un proceso amordazado


Como en Egipto, Irak, Pakistán y otros lugares donde impera la cristianofobia, el ejército es a menudo cómplice de los progroms anticristianos, como lo confirma el Foro de Cristianos del Estado de Plateau, que acusa al ejército nigeriano de no haber socorrido a los cristianos agredidos. A la luz de estas afirmaciones, está claro que la Unión Europea, los occidentales – en particular Francia y Estados Unidos – se interesarán por llevar ante Naciones Unidas, el Consejo de Europa y la Corte Penal Internacional de La Haya, la cuestión de la cristianofobia, para, de esta manera, suscitar una toma de conciencia planetaria de la gravedad de esta amenaza.


El resultado que busca esta violencia en Nigeria es el de convertir todas las tierras ganadas por la ideología islámica en tierras purificadas de « infieles », asimilados en los diablos judeo-cristiano-occidentales : ateos, apóstatas, malos musulmanes, « infieles » y sobre todos todo cristianos, « cómplices de los cruzados » americanos tan odiados y « agentes » de los antiguos colonizadores europeos… Esta parece, desafortunadamente, ser la esencia de la nueva cristianofobia planetaria.


Alexandre del Valle, autor ¿Por qué se mata a cristianos en el mundo hoy en día? La nueva cristianofobia, ediciones Maxima, 2011.